viernes, 10 de mayo de 2013

CANSADA DE CUIDAR A LOS DEMÁS


      Me contaba mi vecina el otro día " Mi vida puedo decir que ha sido satisfactoria, pero no feliz. Es difícil de explicar. Nunca me he sentido realmente yo misma  ¡y mucho menos plena! Quizás soy demasiado exigente, pero el caso es que nunca he sabido dedicarme tiempo a mí misma, hacer un poco mi vida, perseguir mis ideales y motivaciones. Me  he dedicado a mis padres, luego a mi marido, a mis hijos, a mis nietos... ¿Y yo como persona?
      A veces lo pienso y me deprimo. Todos mis familiares y amigos se han acostumbrado a contar conmigo y lo que antes me gustaba ahora me resulta casi desolador.“Haz esto o haz lo otro”, “quédate con los niños” y así constantemente. Soy una mujer fuerte y me  siento joven, pero también frustrada y utilizada. ¿Es normal esta reacción? ¿Se tratará de una crisis pasajera?

     Este caso no es ni mucho menos infrecuente. A veces lo que ocurre es que has dado tanto que no queda nada para uno/a mismo/a; tanto se ha entregado que uno se siente como vacía  tanto sacrificio que también se ha sacrificado una/o misma/o.Hasta para darse, hay que tener cierta mesura.

     Darse, pero sin perderse a uno mismo; conciliar el beneficio de los otros con el de uno, cuidar de los  demás y por sí mismo. Pasamos parte de la existencia cuidando la vida de los otros, pero no la propia.  Y llega un momento en que eso nos produce frustración, desdicha y dudas. Hay que saber poner límites, saber decir no, cuidar de uno a la par que se cuida de los seres queridos. Si un terreno da mucho, se esquilma, termina por desertizarse.
     Pero ahora es el momento que hay que darse a una, eres una mujer fuerte, todavía joven,  y es importante saber que no quieres seguir alimentando frustración.en tu vida. Cambia de actitud; aprende a hacer también tu vida, a llenarte de tus aficiones y motivaciones y de ti misma, sin permitir que todo tu tiempo sea para los otros en detrimento de tu salud emocional.

     Busca un tiempo para ti, y actividades para ti, e intereses vitales para ti y amor para ti. No te sientas frustrada; hiciste lo que tenías que hacer de acuerdo con tu entendimiento y tus. modelos
o patrones familiares. Pero ahora ha llegado el momento de compartir un tiempo con los demás y un tiempo contigo, y dedícate un poco más a ti misma, para sentirte tú y llenarte de ti misma. Es una nueva etapa, insospechada y no experimentada por ti, pero por eso mucho más interesante. Y te ayudará a encontrar más sentido a la vida.
      Seguro que hay muchas cosas que no hiciste y todavía puedes hacer. No lo dejes, porque el que pospone  para mañana, un día descubre que el mañana nunca llega. Las personas tenemos que cuidarnos a nosotras y a los de enfrente si nos queda energía.

Estrenar vida de vez en cuando mola, se valiente y anímate.

2 comentarios:

  1. A veces la educación tradicional que nos han dado, suponia sobre todo a las mujeres el papel de cuidadoras. Lo importante es que cada cual pueda decidir que hacer, pero siempre cuidandose.
    Te felicito por el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón.
      Cada persona debe sentirse bien y las decisiones que tomen deben ir dirigido a nuestro bienestar.
      Gracias por seguir mi Blog.
      Besos

      Eliminar